5 jul. 2013

Municipios a favor de la Economía del Bien Común

El pasado 28 de mayo se hizo público un ranking de los países más felices del mundo que elabora la OCDE cada año para medir la felicidad de los ciudadanos.¿Que hace que un país sea más feliz que otro? Las variables que  tiene en cuenta la OCDE  para valorar la felicidad son de sentido común y van unidas a la calidad de vida: renta per cápita, empleo, vivienda, seguridad, educación, medio ambiente, salud, equilibrio entre trabajo y vida privada.

La ganadora es Australia, donde no hay casi desempleo, las diferencias salariales son casi inexistentes y las jornadas laborales son reducidas, lo que les permite disfrutar del tiempo libre  y conciliar la vida laboral con la familiar.

En España vamos bajando puestos cada año que pasa. El aumento de la desigualdad y el sentimiento de inseguridad por un futuro cada vez más incierto están haciendo mella en la ciudadanía española. Nos piden hacer más horas con un menor sueldo para aumentar unos índices de productividad que nadie se atreve a cuestionar. ¿Pero qué sucederá con el resto de índices?

Medir la felicidad de los ciudadanos puede parecer naif y novedoso pero en el reino de Bután ya hace años que lo hacen. Se trata de la Felicidad Bruta Nacional (FBN). Bután está situado entre dos grandes potencias mundiales, China y la India. Cuenta con una población de 700.000 habitantes y un territorio similar en extensión a Suiza. Y a pesar de sus limitaciones en cuatro décadas han logrado lo que otros países consiguen en cientos de años: sanidad y comida asegurada, electricidad subvencionada, agricultura ecológica y un turismo de alto valor que paga la mayor parte de los impuestos. La esperanza de vida de los butaneses ha pasado, en los últimos años, de 44 a 66 años y su alfabetización ha llegado al 60% de la población.

En este sentido desde el movimiento de la Economía del Bien Común se ha propuesto la creación de Municipios del Bien Común. El objetivo no es que un municipio sea “mejor que otro sino que quiera conseguir mejoras en aquellos factores de calidad de vida que importan a sus habitantes”. Debemos recordar que en nuestra Constitución ya se determina la responsabilidad del Estado, y por lo tanto de los municipios, en el bienestar de sus ciudadanos.

La idea es constituir un nuevo concepto económico municipal “de abajo arriba” .A través de procedimientos de participación ciudadana, se elegirían de 10 a 20 factores que los ciudadanos de ese municipio consideren que determinan la calidad de vida. Se realizarían encuestas cada año y se evaluaría su evolución, lo que condicionaría las políticas públicas. La idea puede resultar nueva pero en nuestra Constitución ya se reconoce, dentro de la definición de Estado social, el derecho de participación ciudadana en la formación de la voluntad política. Una de las principales funciones de un “municipio del bien común” es dar a conocer y promover los principios en los que se basa este movimiento, dando ejemplo en sus prácticas y favoreciendo a las empresas que más contribuyan a su fin.


¿Cómo puede un municipio sumarse a los Municipios del Bien Común?Formalmente, puede realizar una declaración del concejo municipal donde declare el apoyo a la Economía del Bien Común y debe apoyar al menos una de las 5 actividades siguientes:

1. Hacer en su propio ámbito administrativo y económico un balance del bien común
2. Invitar a los empresarios del lugar a realizar el balance del bien común
3. El desarrollo participativo de un “índice del bien común municipal”
4. Proyecto de participación ciudadana para facilitar y promover una “convención económica municipal”
5.  Unirse a una “región del bien común”

Más información sobre cómo convertirse en “municipio por el bien común” en la web de la Economía del Bien Común.


¿Qué municipios son ya promotores de la Economía del Bien común?

Cada vez más ayuntamientos de diferentes ideologías políticas muestran interés en conocer y promover la Economía del Bien Común. Algunos de los ejemplos en España son Muro de Alcoy, en la Comunidad Valenciana, de casi 9.000 habitantes y Miranda de Azán, pequeño municipio salmantino de medio millar de habitantes. Ambos se han sumado desde el inicio al movimiento por la Economía del Bien Común.


Visto en elpais.com
Publicar un comentario