5 jul. 2012

The cosmic web y la materia oscura



4455362La representación de la telaraña cósmica elaborada por el cosmólogo de origen mexicano Miguel Ángel Aragón Calvo (Ciudad de México, 1976), fue uno de los trabajos ganadores del Desafío Internacional de Visualización en Ciencia e Ingeniería, organizado por la revista Science y la Fundación Nacional de Ciencia (NSF, por sus siglas en inglés).
“Es un honor estar en la portada de Science y que mi trabajo resultara ganador. El póster fue un trabajo de equipo. Las imágenes y el concepto científico fueron mi responsabilidad mientras que el diseño gráfico corrió a cargo de mis colegas Julieta Aguilera y Mark SubbaRao, del planetario Adler en Chicago”, dijo Aragón Calvo.
El trabajo del investigador de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, se ha enfocado desde hace tiempo al estudio de la red cósmica, una rama de conocimiento relativamente nueva que explica cómo las galaxias, nebulosas y demás objetos celestes no permanecen libres sino que están atrapados como en una especie de inmensa telaraña espacial que los contiene como si fueran moscas.
“Esa es una descripción muy adecuada. Las galaxias se forman en los ‘nodos’ de la telaraña. También podemos comparar el Universo como una gran espuma Cósmica donde las galaxias se encuentran distribuidas en las paredes de las burbujas”, explicó el investigador mexicano.
Nuestro objetivo principal fue el de transmitir la idea del Universo como un sistema dinámico donde todos sus elementos: galaxias, grupos de galaxias, filamentos y paredes están entrelazados formando una gran Red Cósmica”.

La imagen obtuvo el primer lugar del concurso en la categoría de Pósters y Gráficos Informativos y lo llamativo del concepto hizo que llegara a la portada de la prestigiosa revista científica, algo que pocos consiguen, explicó Mónica M. Bradford, editora ejecutiva de la publicación.
El extremo derecho del póster presenta a las galaxias tal y como se observarían con un telescopio como el Hubble. Conforme se mira hacia la izquierda se revelan las estructuras y la dinámica de la materia oscura abarcando 240 millones de años luz, precisó Aragón Calvo.
Aseguró que lo más difícil de su trabajo es representar algo que literalmente nadie ha visto, pues aunque desde la década de los 1970 se ha considerado que esta telaraña podría existir, sólo las observaciones de cómo la luz se ve alterada en el espacio, captadas por instrumentos como el Hubble, han dado algunas evidencias de que la red existe.
“La mayor parte del póster ilustra procesos que no podemos observar directamente, eso nos da gran libertad al momento de elegir la mejor forma de representarlos”, añadió.
El siguiente reto del investigador mexicano es elaborar un mapa de la Red Cósmica, una especie degoogle map del Universo.
Publicar un comentario