30 sept. 2012

Ciberdemocracia (1): Qué es?

La Libertad Pixelada guía al pueblo por internet.
Por bonpanchetti en ciudadanosencrisis.wordpress.com

Ciberdemocracia es el uso de las tecnologías de la información y comunicación en el ejercicio de la práctica democrática por parte de los ciudadanos.

Está vinculada a internet como medio principal de participación ciudadana. Por ello, recibe varios nombres, entre los que destacan democracia digital, e-democracia, democracia 2.0 e incluso hasta 4.0.


Precedentes y actualidad

El precedente más directo es la teledemocracia, término acuñado por Ted Becker en 1981 para referirse al uso de medios electrónicos de comunicación en el ejercicio de una democracia directa por el ciudadano (entrevista en inglés). La idea cogió fuerza de la mano de políticos y movimientos cívicos vinculados con la derecha en EEUU a comienzos de los noventa. Ross Perot, candidato a la presidencia entre 1992 y 1996 propuso Ayuntamientos Electrónicos que garantizaran una democracia directa electrónica.

La democracia directa está de actualidad en el contexto de la actual crisis de participación ciudadana, que va de la mano de una crisis de confianza en los políticos (y no sabemos si fue antes el huevo o la gallina). Es una reivindicación creciente por parte de los ciudadanos, no nace necesariamente de los gobernantes ni de las instituciones.


Para qué sirve

La ciberdemocracia se plantea como una mejora o alternativa al actual modelo de democracia representativa —que se basa en la participación del ciudadano mediante su voto una vez cada cuatro años—, y cuestiona la legitimidad de la élite democrática (partidos políticos y grupos de presión). En la práctica, implica menos distancia entre políticos, instituciones, procesos democráticos y ciudadanos.

Posiblemente se trata de la evolución lógica de una sociedad más conectada, participativa y preparada que nunca, que exige cambios al modo en que está funcionando la democracia. La utilidad potencial de la ciberdemocracia alcanza varios ámbitos:

  • Favorecer la información y gestión de los procedimientos burocráticos (ej. BOE, administración electrónica, DNI electrónico).
  • Garantizar el control y transparencia del ejercicio político: mejorar la relación entre las instituciones y los ciudadanos.
  • Promover el debate social: foros, temas de actualidad, intercambio de ideas, búsqueda de soluciones…
  • Reducir la distancia de los ciudadanos respecto los procesos democráticos: agilizar las iniciativas populares ciudadanas, propuestas de leyes, etc.
  • Incluir a los ciudadanos en la toma de decisiones críticas en los períodos entre elecciones: voto electrónico, referendos digitales, etc.

Qué podemos esperar


La ciberdemocracia, el uso de tecnología en democracia, es una idea en formación en un estadio incipiente: de maduración de ideas, aparición de nuevas propuestas, evaluación de ventajas y problemas y poco conocida por la sociedad en general.

Encontramos varias propuestas a su utilización. Básicamente, existen dos enfoques principales: 1) mejorar el funcionamiento de la actual democracia representativa, o 2) implantar una democracia directa que sustituya a la democracia representativa.

La esperanza es que la ciberdemocracia aumente el poder civil frente el poder político, judicial y financiero. En los próximos artículos descubriremos las iniciativas que la están desarrollando.


Publicar un comentario